Libertad, creatividad y buena compañía: la sobremesa como espacio seguro

SARA FONT ///

@sfontastic

Como buenos eruditos de la sobremesa, en La Corte hemos elevado este arte a otro nivel. ¿El resultado? Un espacio libre de imposiciones y normas donde poder ser tú mismo rodeado de tu gente. 

Ponte recto, no pongas los codos sobre la mesa, este tenedor es para la carne, este es para el pescado, esta cucharilla no sé para qué es pero es muy mona… 

A veces comer puede ser realmente agotador. Y si hablamos de la cena, ni te cuento. 

Etiqueta, dress code, protocolo férreo. Normas tradicionalmente impuestas como si no fuéramos capaces de comportarnos. Como si la mesa, de repente, fuera a convertirse en un documental de National Geographic sobre la alimentación y hábitat del chimpancé común (con todos mis respetos para los chimpancés). 

¿De verdad hace falta tanta rigidez y encorsetamiento? ¿En serio tenemos que comportarnos todos como si nos hubiéramos tragado a Isabel Preysler? 

Por suerte, después de la tormenta llega… LA CALMA. Si entendemos calma por desmelenarse un pelín. La calma del vamos a por el café… y lo que surja.  

Esa calma, también conocida como sobremesa, es donde las corbatas se aflojan, las espaldas se relajan, las voces se alzan y los culos resbalan un poquito más por el asiento…

Y ahí es cuando el reloj ya no existe y solo te dedicas a disfrutar del momento y la buena compañía. Porque, que quede claro, para que el “momento sobremesa” ocurra tiene que haber un grado alto de confianza, cierta hermandad o germanor, que diríamos en Valencia. 

Y es que uno no comparte la sobremesa con cualquiera. La comparte con gente de la que se sabe hasta el grupo sanguíneo, como mínimo. Con gente con la que puede relajarse y solo ser, como concepto. 

Si crees que tú compartirías una sobremesa (de las buenas, buenas) con cualquiera, imagínate, no sé, estando de invitado a una cena de gala en el Palacio de Buckingham. ¿La cosa cambia, eh? Ahí no se relaja ni Dios. 

O es que, ¿acaso puedes imaginarte a la antigua Reina de Inglaterra -que en paz descanse- agitando la servilleta en el aire, cantando LOLOLOLOLOOOO, después del gin? 

Sería maravilloso, oye, pero imposible.  

(Por eso, en La Corte somos más del antiguo Versalles que de la Familia Real Inglesa, exceptuando la época en la que Harry molaba <3). 

Nuestras sobremesas son otra movida.

Un lugar donde puedes ser tú mismo, en libertad, sin ataduras y sin que nadie te corte el rollo.

Un lienzo en blanco para dar rienda suelta a la creatividad y pasarlo en grande. ¡Arriba las esculturas hechas con el alambre del Lambrusco! 

Como ya te hemos adelantado, la próxima sobremesa, con todos los miembros de La Corte, está lista… Y va a ser algo digno de recordar. 

¿Cuándo? El próximo 28 de marzo, de 19 a 22h.

¿Dónde? En MAT 32 (Avenida Matías Perelló, 32. Valencia). 

Solo se podrá acceder con invitación.  

Si no has recibido una, pero te pica la curiosidad… escríbenos por DM en Instagram. 

Facebook
Twitter
LinkedIn

No te lo pierdas

No te lo pierdas

LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS

LA CORTE

T

T

LA CORTE

LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS

Forma parte de nuestra comunidad y recibe tu membresía Flecha abajo