mayo 1, 2024

Pepe Baena, los veranos con tu abuela y el ColaCao con galletas

TERESA AVENDAÑO///

@fanfanfatal

El día que conocí los cuadros de Pepe Baena Nieto pensé: ¿qué hace este tipo colándose en los veranos que pasé en la casa de mi abuela?. Pero supongo que eso es lo que pensamos todos los nacidos en los 90 cada vez que nos cruzamos con una obra suya. 

ColaCao con galletas, óleo sobre lino. Pepe Baena Nieto 

Estaba yo una tarde -tremendamente aburrida- haciendo scroll por mi pantalla cuando de repente me salió un óleo sobre lino de un ColaCao lleno de grumos y miguitas de galletas. Un cuadro que bien podría haber sido cualquier story de cualquier amigo, de mi hermana o mío.

Hablo de los veranos en casa de mi abuela porque era ella la que me daba los montones de galletas, pero podría ser perfectamente una foto de mi iPhone en pleno 2024. 

Café con churros, óleo sobre lino. Pepe Baena Nieto.

Los cuadros de Pepe Baena -en ocasiones- recuerdan a los del pintor Antonio López, pero dirigidos a otra generación. Quizás a la nuestra, quizás a una mayor.

En lugar de pintar una nevera de finales de los 60 con huevos y bolsas congeladas, ilustra un bodegón con una litro de Cruzcampo, regañás y pescaíto frito. 

Bodegón gaditano, óleo sobre lino. Pepe Baena Nieto. 

Una forma de acercarnos hacia un costumbrismo actual: más fresco, más identitario, más de ahora. Mirar su obra significa viajar a un momento mejor. Esa tarde alrededor de la mesa camilla metiéndote una merienda entre pecho y espalda con diez años, ese otro día bebiéndote unas cervezas en casa de un amigo bajo el calor de Andalucía o la mañana en la que te sentaste en una terraza con tu madre para desayunar unas tostadas con tomate. 

Bodegón de ensayo, óleo sobre lino. Pepe Baena Nieto. 

Supongo que al final lo único que queremos es volver a los momentos más nimios y cotidianos. Los que a veces nos resultan más difícil recordar. Los que sucedían cuando sencillamente no sucedía nada. La sobremesa inesperada entre bebidas y cigarros, las mañanas de churros después de estar toda la noche de fiesta o, las noches de verano hablando con la familia después de cenar. 

El desayuno, óleo sobre lino. Pepe Baena Nieto.

Facebook
Twitter
LinkedIn

No te lo pierdas

LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS

LA CORTE

T

T

LA CORTE

LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS / LA CORTE / LO BUENO SE MIDE EN GRAMOS

Forma parte de nuestra comunidad y recibe tu membresía Flecha abajo